Vanidad

Estándar

Hace algunos días ví por quinta vez una de mis películas favoritas: “El abogado del Diablo” y escuché una frase que quedó dando vueltas en mi cabeza y es la que dió a luz a este post.  Es la  frase con la que Al Pacino, personificando a Satán cierra magistralmente su actuación en la cinta: “Vanidad, definitivamente, mi pecado favorito”

     Si es el pecado favorito del Diablo, sin duda es porque la vanidad, según mi humilde opinión ha sido, es , y ojalá no siga siéndolo en el futuro, la causa de nuestros males, de los males de toda la humanidad.  Talvez se pregunten ustedes por qué?, bueno muy sencillo, retrocedamos un poco en la historia y encontraremos la respuesta, en otra frase, no de película, muy simple, conocida, pero tergiversada:  “El pecado original”.   Muchos, creo que casi la mayoría de las personas, cuando oyen esta frase, piensan inmediatamente en sexo, nada más alejado de su real significado; la gente cree que el pecado original, eran las calenturas que se pegaban Adán y Eva por todo el paraíso, después de haber comido el fruto prohibido por Dios, y que por eso, él los sacó del Edén, por desobedientes y por calenturientos.

     En lo que respecta a la desobediencia, la gente tiene razón, bien lo explica la Biblia, pero aunque no lo crean, el pecado original, no fue el sexo, el pecado original no es otro que la Vanidad.  No creo que a Dios le importara mucho que Adán se acostara con Eva, pues entre otras cosas, para eso se la dió, con quién más iba a estar el pobre, si solo la tenía a ella?, con uno de los animalitos del Paraíso?, no verdad?.

     Lo que causó expulsión de ese mítico Jardín de felicidad, fué el deseo de ser como Dios, de ser grandes, de saberlo todo, de ser poderosos, ellos querían ser como Dios; su vanidad los perdió y tuvieron que sufrir y sudar para poder seguir adelante, todo lo que una vez tuvieron en abundancia, lo perdieron cuando empezaron a inflar su ego.  Miles de años después, la historia se repite y se repite, una y otra vez; la infeliz serpiente, que no era otra que Lucifer se regocijó al encontrar el arma perfecta para dañar al ser humano, vanidad…  su pecado favorito.

"Pudo haber dicho: no, pero era muy vanidoso para aceptar que no quería hacerlo"

   Bueno, dejando a un lado la catequesis del día, y aplicándolo a nuestras vidas podemos decir que es bueno tener orgullo, amor propio, aspiraciones en la vida, pero cuando ese orgullo raya en la arrogancia y en el sentirse superior a los demás es donde empiezan los problemas.  Una persona vanidosa, no es solo aquella que se arregla porque quiere verse bien; la persona vanidosa, se cree superior a todos, autosuficiente, no necesita de nadie, excepto para que le adulen y le idolatren, es una persona vacía, hueca, por eso tiene que alimentar su ego con cosas superficiales.

La vanidad usa distintos disfraces, vamos a ponerle uno de tantos y  veremos donde ha metido sus manos.  Acá le diremos orgullo.  Por orgullo, no somos capaces de reconocer que hemos cometido un error y que hemos hecho daño a muchas personas.  Por orgullo, no somos capaces de pedir perdón a quién hemos lastimado, porque si lo hacemos nos sentiríamos rebajados ante esas personas y pensamos: “A cuenta de qué yo tengo que irle a pedir perdón a ese tal por cual?, no joda, ni que fuera gran cosa ese…” ustedes ya saben que seguía.

     Por vanidad, muchos no aceptamos la edad que tenemos y le declaramos la guerra al tiempo, con cirugías, con Botox y muchas otras armas, sabiendo de antemano, que el tiempo, como enemigo es implacable y que nadie aún le ha ganado una batalla.  Por vanidad se cometen tantos errores, que después quisiéramos no haberlos llevado a cabo, pero cuando reaccionamos ya es tarde y tenemos que digerir el trago amargo de la lección aprendida.

     Los límites de las emociones humanas son tan frágiles como los hilos de una telaraña, el límite entre amor propio y vanidad es uno de esos, podemos romperlo sin darnos cuenta; es por eso, que debemos ser cautos en nuestro actuar.  La vida es tan bella, aún en nuestros días, como lo era en el Edén, somo nosotros,con  nuestras acciones, los que determinamos, cómo queremos llevarla.  Podemos lograr muchas cosas, podemos llegar tan alto como queramos, pero siempre que nos vistamos con un traje de amor propio, nunca olvidemos ponernos unos zapatos bien pesados, hechos con un toque de humildad, para que siempre tengamos los pies bien puestos en el suelo y que nunca nos eleve la vanidad, porque si lo hace, la caída, será de graves consecuencias.  Así también, evitaríamos que alguien se ría de nosotros y diga…

»

  1. Que buen post Moises

    Lo agarré calientito, salido del horno, me parece que es bueno ser una persona con los pies bien puestos en la tierra, porque de lo contrario seriamos unos desgraciados, conozco a mucha gente así y la verdad me dan lástima.

    Excelente la catequesis je je je! y el cierre genial, hasta miedo me dió ver al chamuco riendo. Pura vida y segui escribiendo.

    Cristian

  2. Vanidad… Mi pecado favorito. Espero q no sea el suyo, porq le voy a decir q este comentario suyo es de los mejores q he leído y creame q he leído bastantes! Completamente de acuerdo con su apreciación del pecado original. Humildad es lo q nos falta para ser mejores personas. Adelante Mo!

    • Gracias Diego, y sí, un poquito de humildad no nos haría daño en nuestras vidas.
      Ahí seguimos adelante, ah y yo te diría: “Humildad, mi defecto favorito” ja ja, no es cierto!

      Saludos!!!

  3. Hola Moisés: Su concepto de pecado original me parece correcto. Por orgullo perdí lo más importante en mi vida y hoy como dice estoy pagando las consecuencias. Si hubiera actuado con un poco de humildad, mi historia hubiera sido diferente. Encontré su texto en Diario Costa Rica y me cayó como anillo al dedo. Que Dios te bendiga.

    • Muy agradecido por compartir tu historia acá Marta. Todos por vanidad hemos perdido algo o alguien importante. Pero detrás de cada error que cometemos, viene una lección de vida importante y aunque duela, si somos astutos, sabremos aprovecharla. En serio, gracias y invitada a seguir con nosotros.

      Bendiciones!!!

  4. Te felicito por tu comentario. Muy buen tema. El cierre con el video, buenísimo. Seguí escribiendo, lo hacés muy bien.

    saluditos!
    Ana Cecilia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s