La Novia optimista…

Estándar

Febrero es un mes que se las trae… todo el mundo habla del amor y la amistad.  Las parejas van dejando un reguero de miel incontrolable por donde quiera que caminan.  Mensajes de amor, amistad, llueven los peluches y los “te quiero” por todas partes.  Conciertos para enamorados, rosas, poemas, en fin el mes más nocivo para los diabéticos, pues la dulzura inunda las calles de éste caos que llamamos, hogar.   Precisamente en este mes, recordé una historia que quiero compartir con ustedes.  Una historia sobre una novia en particular, es la historia de la novia optimista.

Ella es un ser especial.  Ha tenido tantos matrimonios, como huecos tienen las calles de nuestro país.  Siempre ha tenido la ilusión, de encontrar a una persona que la haga realmente feliz, que la valore, que la respete, que la defienda de todos los peligros que existen, en una sola frase… que la ame sinceramente.  Hasta la fecha pocos han logrado reunir la mayoría de las aspiraciones de nuestra amiga.

Tiene muchos hijos, los cuales ha abrigado y defendido contra su pecho, todos los días de su existencia.  Muchos la valoran y respetan como madre, otros en cambio, han sido y siguen siendo sus dolores de cabeza; pero como madre que es, los ama, aunque no aprueba sus acciones.  Otros de sus hijos se han ido a tierras lejanas y la han llenado de orgullo con sus logros obtenidos y cuando les preguntan por su madre, una lágrima corre por su mejilla, al escuchar a sus retoños, pronunciar su nombre.

Talvez ustedes están pensando: “Esa es una vieja bien alegre, buscando maridos y con un montón de hijos, seguro que está menopaúsica ya“; pero vieras que no.  Su edad es lo que menos importa, pues no aparenta los años que tiene; se ve preciosa desde cualquier parte por donde se le mire, todo él que la conoce, se enamora de ella.  Pero no es lo físico a lo que me voy a referir, pues en ese aspecto, no hay nada que discutirle, ni que pedirle a esta “Dama”; describirla por dentro es mucho mejor aún.  Par que se hagan una idea, les diré que tiene la entrega de Pancha Carrasco, la imaginación de Carmen Lyra, el empeño de Leonora Jiménez, la fuerza de Hanna Gabriels, todo eso reunido, en un estuche tan bello y delicado, como una guaria morada.

Sus noviazgos son cortos, todos sus novios, cuando la cortejan, se desviven en detalles, en alagos, en promesas para ella y sus hijos; y ella cree, ella espera, ella confía.  En su corazón aunque hay dudas, porque ya le han hecho lo mismo una y otra vez, vuelve a crecer la esperanza y se entrega, sin reservas, con la ilusión en su alma, de que este matrimonio, sea mejor que el anterior.

Hay una gran fiesta en cada boda, tiene muchos amigos por el mundo, es muy querida y reconocida por ser alguien muy hospitalaria y amigable.  Así que en cada boda sus amigos vienen a ver quién es el afortunado en desposar a tan estimada amiga.  Ese día, sus ojos brillan como nunca, sus hijos se preguntan qué pasará esta vez con su madre, pero igual que ella, esperan, no tan confiados como ella, pero esperan, le desean lo mejor de lo mejor, “Después de todo, es su madre y tiene derecho a ser feliz“, piensan para ellos mismos.

Después de la luna de miel, empiezan los problemas, pues se va dando cuenta, que talvez, “su amado esposo” no era como ella pensaba, la descuida, le miente y algunas veces, con dolor confiesa, que hasta le han provocado daño físico, no dice nombres, pero ella sabe, que es cierto, aunque lo nieguen ya se lo han hecho, pero no ahondaremos en eso, porque a ella le duele recordar esas cosas, además aquí no estamos para juzgar a nadie, solo estoy contando su historia a grandes rasgos.

Pero a pesar de todo, cuando termina el matrimonio, ella vuelve a creer, hay una poca de fe en su alma que no se apaga, y recuerda algunos de sus esposos, que en cierto modo, fueron amorosos con ella y con sus hijos; son esos recuerdos, los que la llenan de optimismo y cuando llegan nuevos pretendientes, ella cree. Y sigue creyendo, sigue esperando, sigue confiando, apostando a alguien que talvez si la trate como se merece.

Dicen que el que se quema con leche, hasta el queso sopla después, pero ese no es su caso, ella es y seguirá siendo, la eterna novia optimista, ustedes la conocen tan bien como yo, todos los días pueden verla, desde que abre los ojos, hasta que ustedes los cierran, su nombre hmmm bueno ya todos lo saben, se llama…  Costa Rica, es nuestra madre Patria, la que nos vió nacer y que posiblemente nos verá morir.  Sus esposos y novios, todos los políticos de este país, que cual enamorado con su amada, la llenan de promesas, de ilusiones, de sueños y aunque muchos al final la engañan, todavía hay unos que de verdad la aman, a esos son los que ella espera, en esos es que ella tiene puestas todas sus ilusiones, por su bien y por el de nosotros, sus hijos.

Pronto habrá de nuevo otra boda, en dos años para ser exactos, estimados novios, un consejo en este febrero, si de verdad aman a la novia optimista, cumplan todo lo que van a prometerle, no la desilucionen, otra vez, quien sabe cuanto tiempo más, sus hijos permitan que jueguen con los sentimientos de su madre.  Si no la aman y lo que quieren son otras cosas, déjenla en paz y permitan que alguien que si está dispuesto a quererla y respetarla, se case con ella para que al menos por 4 años, podamos ser una familia feliz y no una familia disfuncional.

Esta es la historia de la novia optimista, la historia de mi Madre Patria, te amo y me duele verte sufrir, por eso quiero solo lo mejor para tí… y ustedes?

Un comentario »

  1. Siempre con algo lindo que decir! Yo tengo que decir que vivo enamorada de mi país y que me duele mucho que se hagan promesas sin cumplir!! Exc post mañanero p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s