¡Cuidado con los Humanos!

Estándar

En una de esas ocasiones en las que sin querer, escuchamos discusiones de otras personas, no por metiches, sino porque los que discutían, traspasaban los decibeles de la discreción, una esposa enajenada le decía a su pareja: “Pero dejálo! Lo vas a matar… Animal!”  Posiblemente era la forma más rápida para hacer entender a su marido, de que sea lo que fuere que estaba haciendo, no era correcto, sensato.  Después de escuchar esa frase, sentí como que algo no cuadraba en aquel símil que lanzó la esposa enfurecida a su compañero.  No me pareció adecuada la comparación y comencé a buscar en mi memoria, las razones que sustentaran aquel insulto.  ¿Acaso son los animales tan retorcidos en sus acciones cotidianas, como lo somos nosotros?  Si se supone, que los seres humanos estamos arriba en la escala de la evolución, ¿Por qué será que a veces actuamos peor que los animales?

Pruebas de cosméticos en monos

La diferencia entre animales y hombres, es que nosotros tenemos esa “utópica” característica que llaman “Razón”, en cambio, los otros se guían por sus instintos, no tienen esa capacidad de reflexionar antes de actuar, simplemente reaccionan y listo.  No hay nada macabro ni oscuro en su forma de ser.  Sin embargo,muchas veces los humanos hacemos cosas que,  hasta los mismos animales se sentirían ofendidos al compararlos con nosotros.

Si no me creen, veamos los siguientes ejemplos y después juzguen ustedes.  Parece ridículo, pero yo nunca he visto a un animal haciéndose daño así mismo, no he visto todavía un perro fumando, ni a un gato emborrachándose y atropellar a otros.  Las gallinas nunca hablan a espaldas de sus amigas, ni los delfines cazan tiburones para arrancarles sus aletas y venderlas.  ¿Quiénes pueden decir que las hormigas se incapacitan, porque no quieren trabajar un día cualquiera?  o también ¿Cuándo se escuchó de una abeja reina que se robara la miel de su colmena?

Si seguimos, las comparaciones entre ambos bandos, se vuelven más ofensivas para los que no hablan.  Las ovejas por

Aleta de tiburón

ejemplo, nunca he sabido que vayan detrás de ninguna persona para trasquilarla y ponerse sus ropas; los gallos nunca han puesto a dos hombres a pelear hasta la muerte y cobrar por el evento.  Las focas no han matado a garrotazos en la cabeza a nadie, para quitarle su piel,  ni los elefantes les han sacado los dientes a alguien, para exhibirlos en museos o en sus casas; mucho menos se tiene referencia de algunos monos que hayan utilizado humanos para probar cosméticos o medicamentos.  Son estos y muchos otros ejemplos los que me hacen preguntarme: ¿Quién realmente se basa en la razón y quién en el instinto?

La humanidad se ha ensañado de una manera terrible en contra de los animales, utilizándolos de miles formas tan destructivas, que siento que este mundo debería tener un enorme rótulo que advierta: “¡Cuidado con los humanos!”  Son muchas las noticias que se publican en los medios de comunicación y en las redes sociales, sobre el maltrato que sufren los animales;  comercio ilegal de aletas de tiburón, focas asesinadas en el Polo Norte, pesca indiscriminada, elefantes a los que se les quita el marfil, peleas de perros y de gallos clandestinas, el uso de animales en pruebas de cosméticos; por mencionar algunos ejemplos de maltrato animal y la lista sigue, los humanos nos volvemos creativos en lo que se refiere a formas de tortura para éstos seres indefensos.

Asesinando focas en el Artico

Pero no todas las personas dejaron en el tarro de la basura la razón, la conciencia; hay muchas personas que han levantado la voz y han tomado medidas para defender los derechos de los animales; ellos son seres vivientes también y tienen derecho a estar aquí, sino, no hubieran sido creados.  Nosotros no somos los dueños del mundo, solo simples moradores con una misión a veces olvidada, la de cuidar nuestro entorno y todo lo que en él se encuentra, lo que pasa es que hay conciencias a las que con dinero se les manda de paseo para que el hombre actúe también por instinto y viva tranquilo sin ella.

Este post es un agradecimiento para esas personas que se han unido en fundaciones, organizaciones o en solitario y se han dedicado a proteger a estas criaturas; tanto nacionales, como internacionales todas estas asociaciones merecen nuestro respeto y necesitan nuestro apoyo para que puedan seguir trabajando, todos podemos poner de nuestra parte, para detener ésta injusticia, no miremos hacia el cielo y hagamos como que nos habla la Virgen, como si no nos correspondiera, éste asunto nos incumbe a todos.   Si conocemos alguna situación de maltrato animal denunciemoslo y no seamos cómplices con nuestro silencio.  Teléfonos, direcciones web o ubicación geográfica de estas entidades se consiguen por todas partes, si fuera la vida de un ser amado la que está en juego, moveríamos cielo y tierra por encontrar ayuda, entonces ¿por qué no poner un poquito de esfuerzo en ayudar a estos indefensos amigos?

Así que la próxima vez que estemos discutiendo y de repente le vayamos a decir a alguien: “Animal” ó “Bestia”, pensémoslo dos veces, puede que estemos cometiendo un error y que la comparación resulte tremendamente ofensiva… ¡Para los animales!

Más claro... Imposible!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s