Etiquetas

Estándar

No hay nada más agradable cuando estás en una ciudad tan grande como Nueva York,  que el encontrarte con una persona de tu país.  Eso me ocurrió hace unas semanas en el Metro.  Una compatriota venía de vacaciones a Manhattan y la plática se volvió tan amena y llena de recuerdos, que casi olvido dónde tenía que bajar del metro.  Entre la prisa por salir y el inevitable intercambio de números telefónicos, sin querer empujé a un tipo que estaba delante de mí.  Como es lo justo, pedí disculpas al caballero y cuando bajaba él me gritó con su acento español: ¡Fíjate por dónde caminas, Sudaco de mierda!

Para los que no tienen muy claro el termino “Sudaco” y para evitarles una búsqueda en Google, les diré que dicho vocablo, es un despectivo que utilizan en España para referirse a las personas que somos originarios de América Latina; al principio, sólo se usaba de forma peyorativa para los imigrantes de Sur América, hasta éstos días en que se extendió para referirse a todos los Hispanos.

Al principio me causó gracia, ya que nunca imaginé que alguién me llamara de esa forma; luego, como buen ser humano que soy, me quedaron unas ganas de devolverle el insulto; después de todo,  ni siquiera estábamos en España para dispararme  ese improperio.  Al final, el Metro siguió su camino y aunque me quedé con ese mal sabor de boca, comencé a pensar sobre el tema.

Las personas tenemos esa fea costumbre de andarle poniendo etiquetas a todo el mundo.  Somos expertos en ese campo, pareciera que nacemos con una etiquetadora en la mano, pues desde pequeños le encajamos despectivos a cuanta gente se nos pone en el camino. “El drogadicto”, “La puta”, “El gay”, “La borracha”, “El vago”, “La marimacho”, “El loco”, “La gorda” y muchos otros despectivos más llevan pegadas las personas gracias a la habilidad que muchos tenemos para tal efecto.  Lo malo es que nunca nos etiquetamos a nosostros mismos y si alguién lo hace con nosotros de seguro le recordamos a su madre por un buen rato.

Somos inquisidores en pleno Siglo XXI.  Siempre he creído, que juzgar es un derecho divino, que los mortales le arrebatamos a Dios y no pensamos devolvérselo.  Nos encanta juzgar y condenar a las personas, ¡Pero ay de aquel que ose hacerlo con nosotros!.  Lo peor del caso es que si fueran etiquetas que resalten las cualidades de la gente, no habría ningún problema, pues estamos resaltando lo mejor de las personas.  Pero esas etiquetas van pegadas con un adhesivo mezclado con odio y ese odio nos impide ver lo bueno que dentro de las personas.

El odio y la envidia son los cánceres que van carcomiendo nuestra alma, son los motores que mueven al ser hombre a cometer las peores atrocidades en contra de sus semejantes.  Hitler etiquetó a los judíos como los causantes de la desgracia de Alemania y por ese rencor, murieron más de 50 millones de personas en la Segunda Guerra Mundial.

Ese es un ejemplo a gran escala y de hace muchos años, pero en nuestros días, esta práctica no ha disminuido, sólo se disimula un poco.  Hace un par de meses, un amigo en Costa Rica, paisano guanacasteco por cierto, Se fué a Heredia a estudiar, desde que llegó, comenzaron a etiquetarlo de “Guanaco”, “Machetero” y seguro que no faltó por ahí alguien que le pegara un “Nica regalado” (así nos dicen a los Guanacastecos las personas del área metropolitana en Costa Rica).  Se sentía tan mal, por tanta etiqueta que ya no quería estar en ese lugar.

Si, las etiquetas son el pan diario en nuestros días, ya sea para marginar a las personas por su lugar de orígen o para resaltar lo peor de cada uno de nosostros, la verdad es que lo hacemos con el mayor de los placeres para hacer sentir mal a quien se la colocamos.

Pienso que todos deberíamos correr a la farmacia y comprar una buena dosis de tolerencia, para que aprendamos a resaltar los aspectos positivos de los demás, dicen por ahí, que si no tenemos nada bueno que decir de alguien, mejor no digamos nada.  Todos somos diferentes es cierto, venimos de distintas partes, tenemos diferentes gustos y costumbres, pero eso es lo que nos hace especiales, imaginen que aburrido sería el mundo si todos pensaramos y actuaramos de la misma forma.

Devolvamos a Dios el derecho de juzgar  y asumamos actitudes tan nobles como la aceptación, la tolerancia y el respeto hacia las personas, no nos cuesta nada y ganaríamos mucho.  La vida es préstamo a corto plazo, para que gastarlo en la oscuridad del rencor, eso nos hace más daño a nosotros mismos, que a quien le colocamos la etiqueta.  Nunca hay que hacer a nadie, lo que no queremos que alguien nos haga.  El español que me gritó sudaco puede que por un momento me haya robado la paz, pero no me arrancó un pedazo de piel, ni cosa por el estilo.  Y no generalizo, pues tengo varios amigos y amigas españoles que son excelentes seres humanos, solo sé que hay personas en todas partes que están enfermas de odio, más no por eso debemos pagar con la misma moneda.

Después de ese capítulo en el Metro, si hay algo positivo que resaltar… Es que dejé olvidada mi etiquetadora de personas y no pienso volver a conseguir otra.

»

  1. MUY CIERTAS TUS PALABRAS!! POR ELLO SIEMPRE RESPETO A LOS DEMAS, ES QUE A MI NO ME GUSTA HACER LO QUE NO ME GUSTA QUE ME HAGAN! SIEMPRE PIENSO EN LA OTRA PERSONA.
    QUE LE PUEDO DECIR ALGO QUE LA LASTIME, HIERA O HACERLA SENTIR MAL, LO IMPORTANTE ES PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO,
    EN MI NO ESTA EL ODIO, EL RENCOR, INSULTAR Y MENOS DISCUTIR,,, NO ME GUSTA ME HACE MAL .
    POR ELLO ME SIENTO TAN ORGULLOSA Y AGRADECIDA POR MIS DOS MAESTROS DE LA VIDA , ( MIS PADRES) QUE SON UN EJEMPLO, QUE ME ENSEÑARON Y ME EDUCARON DE TAL FORMA QUE JAMAS OLVIDARÈ , YA QUE EN ESTA EPOCA SON MUY POCAS LAS PERSONAS CON ESTAS CARACTERISTICAS !
    FRASE DE MI MADRE QUE JAMAS OLVIDO ( VERGUENZA HAY QUE TENER PARA ROBAR, MENTIR ETC..)

    • MUY CIERTAS TUS PALABRAS!! POR ELLO SIEMPRE RESPETO A LOS DEMAS, ES QUE A MI NO ME GUSTA HACER LO QUE NO ME GUSTA QUE ME HAGAN! SIEMPRE PIENSO EN LA OTRA PERSONA.
      QUE LE PUEDO DECIR ALGO QUE LA LASTIME, HIERA O HACERLA SENTIR MAL, LO IMPORTANTE ES PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO,
      EN MI NO ESTA EL ODIO, EL RENCOR, INSULTAR Y MENOS DISCUTIR,,, NO ME GUSTA ME HACE MAL .
      POR ELLO ME SIENTO TAN ORGULLOSA Y AGRADECIDA POR MIS DOS MAESTROS DE LA VIDA , ( MIS PADRES) QUE SON UN EJEMPLO, QUE ME ENSEÑARON Y ME EDUCARON DE TAL FORMA QUE JAMAS OLVIDARÈ , YA QUE EN ESTA EPOCA SON MUY POCAS LAS PERSONAS CON ESTAS CARACTERISTICAS !
      FRASE DE MI MADRE QUE JAMAS OLVIDO ( VERGUENZA HAY QUE TENER PARA ROBAR, MENTIR ETC..)

    • Muy cierto mi estimada Claudia!!!

      Definitivamente los valores que nos inculcaron nuestros padres debemos atesorarlos y ponerlos en práctica.

      Bienvenida al Blog y quedas invitada a visitarlo cuando gustes.

      Saludos hasta Argentina y bendiciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s