Conversación con la Muerte

Estándar

Voy a compartir con ustedes,  algo que me pasó hace casi un año.  Unas semanas antes de que naciera este Blog.  Me dirigía a mi trabajo un jueves por la mañana y mientras conducía iba pensando en todas las cosas que me hubiera gustado hacer, sueños que fuí guardando en un cajón y que por ocuparme en otras cosas, por mucho tiempo olvidé.  Faltaban 100 metros para llegar a mi trabajo, me detuve unos instantes para comprar el periódico y cuando iba a bajar del carro, un conductor ebrio que venía a gran velocidad en otro vehículo le dió por detrás al mío.  De lo fuerte del impacto salí por el parabrisas.  Es lo último que recuerdo; el enorme ruido, una sensación de vacío y luego todo se fue oscureciendo y quedando en silencio.  Un oscuro silencio.

Cuando volví a tener conciencia, era de noche.  Hacía frío.  Y me encontraba en una parada de autobuses.  Estaba solo.   Veía los automóviles pasar en ambos sentidos de la calle.  No sabía que hacía allí.  No sabía a dónde iba, todo lo que recordaba era que estaba esperando un autobús.  Estaba mirando a un lado de la calle cuando escuché unos pasos de tacones que venían en sentido contrario.  Era una mujer.  Yo seguía mirando los autos pasar, cuando esa mujer me dijo _¿Tienes fuego?_  En mi bolsillo tenía un encendedor, lo saqué y encendí su cigarrillo.  Aunque no lo crean, era la mismísima Angelina Jolie la que se sentó a mi lado.  Reconocería esos ojos y esos labios aunque estuviera ciego.  Era ella.  Estaba tan emocionado que lo único que se me ocurrió decirle fué:  _Lástima que esto sea un sueño y que usted esté casada_  Ella sonrió y me dijo: _Creo que vamos en el mismo bus, ¡mira ahí viene!_

Era un autobús blanco con unas líneas azules, se veía nuevo.  Subimos por la puerta de atrás y ella se sentó a mi lado y siguió fumando.  Yo la veía (En realidad lo que más veía era sus labios) y no lo podía creer.  Tenía puesto un traje sastre color vino, su pelo negro suelto y su cuerpo despedía un aroma de “Flower by Kenzo” que me volvió loco.  Seguía repitiendo en mi mente,  que eso era un sueño, mientras buscaba una manera de iniciar una conversación inteligente, después de todo aunque fuera un sueño, ¡Era Angelina Jolie! no podía quedar como un idiota delante de ella, ni siquiera en sueños.  El autobús avanzaba y yo ni cuenta me daba, de repente terminó su cigarrillo, tiró la colilla al suelo y con su zapato lo apagó… ¡Hasta apagando una colilla se veía preciosa!  Ella me volvió a ver y me dijo:

No soy quien tu piensas y esto no es un sueño.  Es solo una ilusión creada para tí, cortesía de la casa.  Soy la muerte Moisés y parece que por culpa de un borracho hemos tenido este encuentro fortuito.  Sé que debes tener muchas preguntas en mente, pero tengo que confesarte que después de estar en este trabajo tanto tiempo, es cansado responder a todas las preguntas de la humanidad, después de todo… no soy Dios.  No lo sé todo.  Así que solo voy a responder tres de tus preguntas.  Piénsalas bien y no las desperdices.  Y antes de que lo hagas te diré: No soy tan fea como ustedes me imaginan, ni tan flaca, de hecho hay seres humanos que son más feos por dentro y por fuera, de lo que yo soy.  Habiendo dicho eso, ahora si, puedes hacer tus preguntas.

La verdad creo que me deprimí más porque no era en verdad Angelina, que por el hecho de estar muerto.  Un sentimiento de nostalgia me embargó.  Comencé a recordar toda la gente que dejaba atrás, mi familia, amigos, conocidos, mi trabajo, hasta recordé las cosas que dejaba sin pagar (eso me alegró un poco)  El punto es que estaba frente a frente con la Muerte y de todas las inquietudes que tenía, solo podía tener la respuesta de tres.  Lo pensé bien después de rebuscar en mi mente le pregunté _ ¿Alguna vez se ha tomado un descanso?_  Ella me respondió:

¿Descanso?  ¿Y qué cosa es eso?  Gracias a ustedes puedo decir que después del corazón, soy el único ser que trabaja 24/7.   Desde que Caín se despachó a Abel, no he tenido un momento de tranquilidad.  Si voy a la playa, es por trabajo, a la montaña, igual.  A cualquier continente, por aire, tierra o mar siempre voy a trabajar.  Mi teléfono no para de recibir llamadas o  mensajes de texto por cuestiones laborales.  Odio cuando estoy leyendo un libro o viendo una película y me interrumpen por alguien que tengo que ir a traer.  Estuve contigo cuando naciste al igual que con cada persona en este planeta.  Cada vez que alguien nace, debo anotarlo en mi lista ya que en un determinado momento tendremos que volvernos a encontrar.  ¿Segunda pregunta?

Ya la tenía preparada y de una vez se la disparé: _¿Qué es lo que más le asombra de los hombres?_

Su capacidad de autodestrucción.  No existe nadie en todo el universo que sea más autodestructivo que ustedes.  (Saca otro cigarrillo y yo se lo enciendo inmediatamente) ¡Gracias!  El Creador les dió una gran inteligencia para que la usaran para el bien y ustedes la desaprovechan para aniqularse.  Desde una quijada de burro hasta la bomba atómica, todo lo que llega  a sus manos como herramientas lo convierten en armas.  Por eso no descanso.  Gracias a ustedes, Nunca tendré vacaciones.  Recuerdo que el cabrón que más me ha hecho trabajar en toda la historia fué Adolf Hitler, ¡Dios como me hizo sudar ese hijo de su madre!  Por eso cuando murió lo agarré de ese estúpido bigote y lo arrastré hasta el infierno yo misma.  Si ustedes gastaran menos tiempo en destruirse y lo ocuparan en buscar el bien propio y el de los demás, talvez yo podría ver al menos una película completa.  ¿Ultima pregunta?

La verdad tenía tantas preguntas, que sin querer se me escapó una en voz alta: _¿por qué muere la gente?_

Morir es algo relativo Campeón.  Lo que siembras en el cementerio es tu cuerpo, pero tu eres más que un cuerpo, eres un alma, un espíritu, esa es tu esencia y la esencia nunca muere.  La vida es un eterno viaje, yo solo los acompaño en una escala de ese viaje.  Pero hay gente que no está en mi lista y ya está muerta en vida.  Son esas personas que no aman, que no sueñan, que no luchan, que no ríen, que no arriesgan.  Personas que solo viven pensando en lo que no tienen y que nunca agradecen por lo que tienen.  Tienen ojos y no ven más allá de sus narices; el odio, la envidia y el recentimiento los matan despacio, poco a poco.  Por esas personas ni me preocupo, porque ya están muertas y da lo mismo ir por ellas hoy o mañana.  Pasar los días de esa manera es un desperdicio de tiempo.  El cuerpo de esas personas, se convierte en su propio ataúd y por dentro su alma apesta.  La vida es un hilo tan corto ¿Para qué hacerle nudos?

Iba a seguir hablando cuando un sonido la interrumpió.  Era el timbre de su teléfono.  Recibió un mensaje de texto.  Lo leyó, me miró y sonrió.  Luego me dijo:

¿Sabes algo?  Este trabajo tiene sus momentos entretenidos, a veces, hay personas que no terminan con su misión en el mundo.  Gente que merece una segunda oportunidad y que no la van a desaprovechar y si la desaprovechan, peor para ellos.  En tu mundo dicen que lo único seguro en la vida soy yo; pero no creas, hay gente que se me escapa, gente que con su obra, con su legado, con su ejemplo, se vuelven inmortales, su recuerdo se vuelve imborrable y permanece por siempre en el corazón de las personas y eternos en la historia.  Esas personas por más que yo quiera, nunca podré decir que me las llevé.  Siguen vivas para siempre.  (Se detiene el autobús y se abre la puerta)  Bájate.   Tienes algo que hacer allá.  Aprovecha bien tu tiempo y recuerda que está en tus manos vivir como un cadáver putrefacto o volverte inmortal.  Cuídate y  no olvides que algún día nos volveremos a ver.

Cerré los ojos y cuando los volví a abrir estaba en una sala de hospital.  Me había roto una pierna y tres costillas; aparte de unos hematomas en la cabeza y unos problemas con mi memoria a corto plazo, estaba bien.  Solo con dos personas había hablado sobre el tema, quise compartirlo con ustedes,  para decirles que las segundas oportunidades existen.  Y que si alguien de los que me lee, ha recibido una segunda oportunidad, aprovéchela, no la desperdice.  La vida es un suspiro, pero somos nosotros los que hacemos que ese suspiro dure unos años o se vuelva eterno.  No lo digo yo, me lo dijo Angelina Jolie.

»

  1. Mois buenísimo hasta me hizo pensar y sentir muchas cosas. Y te confieso algo… A mi m da miedo no tener una segunda oportunidad… Saludos amigo gracias x la inspiración

    • Saludos Andrés!!!

      Todos tenemos una segunda oportunidad en esta vida. Lo que pasa es que no sabemos en que momento llega, pero de que llega… llega. Espero que tengas los ojos bien abiertos para cuando ésta toque a tu puerta y no tengas que pasar por lo que yo pasé. Por lo menos que no te expulse por un parabrisas como en mi caso, ja ja.

      Muy agradecido por que hayas leído mi Blog y quedas participando en el sorteo de aniversario.

      Bendiciones!!!

  2. bendito DIOS q t dió esa segunda oportunidad para q realices eso tan importante q tienes q hacer en este mundo y puedas decir y demostrarle a todos tus seres queridos cuan valiosos son y el gran amor q les tienes… has d valer puesto q DIOS t eligió para q t quedarás un rato mas acá. DIOS T BENDIGA!!!!!!!!!!!!!!

  3. soy de las que ha tenido una segunda oportunidad y créanme, la he aprovechado al máximo!!!
    me vi suspendida en una sala de hospital, al fondo la atrayente luZ, luche para volver a mi cuerpo y lo logré, siempre he sido un buen ser humano, pero desde entonces trato de ser mejor, a veces cometo errores y no me arrepiento, ” ES DE HUMANOS ERRAR””, PERO si trato de que sean los menos, vivo y dejo vivir y soy FELIZ!!!!

    LIC. CRISTINA CORDERO C.

    • Muchísimas gracias por compartir su experiencia. Que bueno saber que le ha sacado provecho a esa nueva oportunidad. Sus ganas de vivir le permitieron regresar, ¡Qué bueno eso!

      Siga adelante y recuerde que no importan los errores que se comentan, está en nuestra naturaleza equivocarnos. Lo importante es reconocerlo y tratar de enmendarlos.

      De nuevo muchas gracias Cristina.

      Saludos y muchas bendiciones!!!

  4. Excelente el texto. Creo en las oportunidades y en el deber de aprovecharlas, Debemos afinar nuestros sentidos para poder reconocerlas y tomarlas. La vida es corta y debe ser vivida al máximo cada día, no sabemos cuándo nos toque abordar el autobús con la copia de Angelina!!

    • Gracias por su comentario Lucrecia. Muy acertadas sus palabras. Hay que aprovechar esas oportunidades y vivir de la mejor manera posible.

      Invitada a seguir visitando el Blog.

      Saludos y bendiciones!!!

  5. Yo tuve una experiencia diferente pero si estuve en presencia del Diablo y vi como Dios me protegió y me dio otra oportunidad y lo digo en serio para que mentiría

    • Le creo Mauricio. Hay una línea que une el Mundo material con el espiritual, en situaciones extremas como la que usted vivió, es posible pasar por esa línea y vivir experiencias como las que hemos compartido. Muy agradecido por su comentario.

      Saludos y bendiciones. Siga adelante!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s