Juegos de adultos

Estándar

Si hay alguien que piensa que solo los niños juegan,  seguramente es porque no tiene ni las más remota idea de lo que es vivir en este planeta.  Los adultos también jugamos, incluso mejor que los infantes.  Y no me refiero al tipo de juegos que talvez alguno de ustedes,  mis respetados lectores pueda estar imaginando, ya que el título de este post puede prestarse para malas interpretaciones.  No hablo de juegos XXX, de esos podríamos hablar en otro post, pero no, me refiero a otro tipo de juegos; unos en los cuales casi siempre el mejor jugador es un personaje que ha estado presente desde el principio de la historia: El destino.

La vida es un laberinto desconocido, lleno de miles de sorpresas a lo largo del recorrido.  Muchas personas llegan a la salida sin mayores tropiezos, otros en cambio, muchas veces se quedan atrapados adentro, sin saber que hacer.  El caso es, que no importa el tipo de juego que se nos presente en nuestro diario vivir, todos, sin quererlo, al final quedamos inmersos en este “Círculo lúdico” al que llamamos existencia.  ¿No me creen?  continúen leyendo y saquen después sus propias conclusiones.  Ejemplificaré este tema desde lo más básico hasta lo más complicado.

Unas veces, toca jugar de valientes, ante un problema que se nos presenta, de cualquier índole, por ejemplo, al hablar ante un numeroso público sobre determinado tópico, tenemos que proyectar una imagen de seguridad, de confianza ante ellos, aunque estemos por dentro nerviosos, nadie debe darse cuenta de eso.  Otras veces tenemos que jugar de fuertes ante el fallecimiento de un ser querido, pues debemos transmitir esa fuerza a nuestros familiares o amigos dolientes.  Puede que tengamos ganas de llorar y que sintamos el dolor que los otros sienten con mayor intensidad, pero tenemos que hacerlo cuando cuando nadie nos ve, porque los demás necesitan de nuestra fortaleza para apoyarse.

Muchos esposos juegan de astutos y “super machos” teniendo aventuras fuera del matrimonio y creyéndose muy inteligentes porque sus “pobres” esposas no se dan cuenta de sus andanzas, eso es un alimento para nuestro ego masculino; lo que ellos no saben es que muchas de esas “pobres” esposas engañadas, juegan a que no se enteran, ni sospechan de las infidelidades de sus maridos y que si no juegan a la Ley del Talión con ellos es porque conocen algo que se llama respeto.

Otros jugamos de entrenadores de fútbol y hasta creemos que si nosotros dirigieramos la Selección nacional, de seguro estaríamos en el mudial Brasil 2014.  Otros juegan de presidentes de la República, una de las “actividades lúdicas” más criticadas en estos días, ellos piensan que tienen la solución a todos los problemas de la nación, quieren jugar de mandatarios de un gobierno Estatal, cuando ni siquiera son capaces de administrar bien su propio hogar.

Hay quienes juegan de corderos cuando quieren conquistar a la persona que les interesa, cuando consiguen lo que quieren, termina el juego y entonces muestran la verdadera fiera que llevan por dentro.  Existen los que juegan de honestos, señalando a otras personas por sus malas acciones, cuando en realidad lo único que están viendo es su propio reflejo, solo que es más cómodo criticar al resto.  También están los que juegan de humanitarios, por ejemplo aquellos políticos que solo se acuerdan de la gente humilde en tiempo electoral, comen arroz y frijoles en pequeños ranchos de piso de tierra, abrazan y besan a niños y mujeres en los precarios, delante de las cámaras pero cuando llegan a su casa, se bañan en alcohol-gel y preguntan a sus mujeres bajando la cabeza si no les pasaron piojos.

Hoy que juego al escritor al digitar este post, recuerdo cuando quise jugar a los “Amores a distancia” y la verdad no me funcionó.  El destino juega mejor que yo, pues cada vez me aleja más de mi país.  Así que ahora me toca jugar de paciente y ocuparme de mis otros asuntos.  De antemano les digo, que la paciencia es uno de los juegos que me cuesta dominar, pero estoy practicando, a ver que tal me va.

Juegos de adultos, algunos buenos como el ajedrez, algunos malos como el poker o las apuestas.  Más que juegos, son actitudes que adoptamos para hacerle frente a este rompecabezas que es el vivir.  Entre juego y juego van pasando los días y poco a poco nos volvemos expertos.  Como el que juega a decir mentiras y el que juega a que cree esas mentiras o el que juega a ser mejor persona y se hace adicto a ese juego, cada quien con el tiempo incluye a otros en su partida pues entre más compañeros haya, más se divierte jugando.  Puede que muchos de ustedes no compartan mi punto de vista y talvez me critiquen por ver la vida de esa forma; pero creo que es mejor verla así, como un “Puzzle” en lugar de complicarme,  comparándola con asuntos más complejos.  Sí, todos jugamos a algo en esta vida…  ¿Usted a qué juega?

»

  1. Someone necessarily lend a hand to make critically articles I’d state. That is the very first time I frequented your website page and so far? I surprised with the research you made to make this actual publish amazing. Wonderful job!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s