La Ruleta rusa

Estándar

¡Oh vida! ¿Qué nos depararás mañana?

Te levantas un día temprano. Pones tus pies en el suelo y sientes el frío entrar a tu cuerpo… sientes elrussian-roulette frío. ¡Estás vivo! Si tienes fe en un poder superior, das gracias por ver un nuevo amanecer. Te lavas la cara, te enjuagas la boca, vas a la cocina y ahí está tu esposa preparando el desayuno; le das un beso y la abrazas, pero sientes que está ardiendo en fiebre, tu le dices que se acueste, que no haga nada, pero ella te responde que tiene que ir al banco a pagar la última cuota de la hipoteca de la casa. Tu le dices que no vaya. Llamas a tu trabajo y dices que llegarás tarde porque tienes que hacer un trámite de urgencia. Luego de bañarte y vestirte le das otro beso de despedida a tu mujer, le dices que la amas y que si sigue sintiendo mal que te llame para llevarla al médico, ella asiente con la cabeza, mientras te lanza un beso al aire y te dice que te ama. Subes a tu carro, lo arrancas y sientes el frío del volante en tus manos, sientes de nuevo el frío.

1492150En el camino te pones los audífonos de tu celular, escuchas una de las canciones que más te gustan de Rihanna y mientras sigues la letra, vas recordando todo lo que tienes pendiente para ese día: Apenas llegues, revisar tu almacén de medicamentos para hacer un nuevo pedido a los proveedores, cuatro pacientes que atender por la tarde en tu consultorio y por la noche guardia en el hospital de la ciudad; un mensaje de texto en el teléfono interrumpe tu canción y tu agenda mental: _No te preocupes por mi, voy a estar bien. Te amo_ Tu sonríes y das gracias a Dios por lo afortunado que eres. Llegas al banco, vas tarareando la canción de Rihanna, Saludas al oficial de la caseta de seguridad que está de espaldas, no te responde, parece que está dormido, abres la puerta del banco, entras y escuchas un estruendo, de nuevo sientes frío, tocas tu pecho, piensas que está empapado en sudor, sientes más frío, miras tu mano y te das cuenta de que no es sudor, caes al suelo, tu respiración se hace más rápida, sientes como te abraza el frío… Nuevamente el frío y te duermes como antes de salir de tu cama, como antes de poner los pies en el suelo… y sentir frío.

Una bala perdida tiene en coma a la hija de Efraín Bustos. La joven de 23 años, maestra de preescolar se coma(1) casaría en unas semanas antes del fatal incidente. Ese día tenía que verse con unas amigas en una tienda de vestidos de novia para escoger su ajuar, pero cambió de planes porque su padre se había pasado de copas en un bar, celebrando por anticipado la boda de su única hija; ella fue a sacarlo de ese lugar para llevarlo a casa cuando empezó al frente un tiroteo de pandillas, una bala le impactó en la cabeza, desde entonces está en el hospital, en terapia intensiva, los médicos le dicen a sus padres que hay una esperanza para salvarla en un hospital de los Estados Unidos. Efraín intentó de mil maneras cómo conseguir el dinero, pero no pudo; así que su única opción fue tratar de robar un banco. Estudió con detalle cada banco de la ciudad y encontró una sucursal pequeña, con la ayuda de unos delincuentes que conoció en las cantinas que frecuentaba, planearon el robo, era sencillo, según ellos, cuando ya tenían el dinero en su poder, sonó su teléfono: era su mujer, avisándole que su hija había sido declarada con muerte cerebral y desconectada de todo el soporte vital, autorizado por ella. Al instante cayó al suelo el teléfono, el sufrido padre sintió como un enorme frío recorría su cuerpo, otra vez frío.

En ese momento entraste tu, mi amigo doctor, lleno de vida, de sueños y de ilusiones, asustaste a Efraín quien ahogado en su pena disparó sin darse cuenta y te dió en el pecho. Efraín no solo le disparó a una persona, asesinó cinco clientes más, antes de acabar con su vida. Nunca se dió cuenta de que uno de sus cómplices había eliminado al oficial de la entrada. No había aire acondicionado puesto ese día en el edificio, pero todos los sobrevivientes en el banco juran que sus manos y sus rostros se congelaron al ver aquella escena. Cuando la policía llegó no daban crédito a lo que tenían en frente. Al llegar el equipo de forenses a realizar su trabajo, encontraron en el suelo, a la par de uno de los cuerpos, un teléfono celular con unos audífonos, en el reproductor de música había una pista seleccionada en “reproducción continua” al colocarse el agente en sus oídos los audífonos, escucha una frase en inglés: (Know that i must pass this test, so just pull the trigger / Sé que debo pasar esta prueba, así que solo apreto el gatillo)

2390846_2a822aLa vida es una ruleta rusa, mi estimado lector. Damos por un hecho que nuestra rutina diaria nunca se verá alterada. Cuando leemos un periódico o vemos las noticias en la televisión, creemos que las desventuras le suceden a otras personas en un mundo paralelo, damos por un hecho que estamos inmunes a toda tragedia, a prueba de desgracias. Pero lo cierto es que no hay nada seguro en esta vida, más que la muerte. Por eso hay que valorar cada instante que pasamos acá, cada nuevo día es un regalo que no sabemos si a la mañana siguiente volveremos a recibir. Una bala perdida, un asalto, un accidente de tránsito o la muerte de un ser amado pueden venir en cualquier momento; no se trata de vivir con miedo, eso no es vivir, se trata de valorar lo que tenemos, a quienes nos aman y disfrutarlos al máximo, porque no sabemos si habrá después oportunidad para hacerlo, todo lo que tenemos es el hoy.

¿Haz sentido el frío de un revolver en una de tus sienes? Yo sí, una vez que un asaltante me quitó mi reloj,stock-footage-press-a-finger-on-the-trigger-closeup mi celular y mi portátil una noche saliendo del Metro. Sientes como el frío metal golpea como un pequeño trozo de hielo tu cabeza y aunque sudas de la preocupación, es un sudor frío. Sé que he hablado mucho del frío en este post, pero créanme que éste siempre está presente cuando anda la muerte cerca. Lo he experimentado dos veces, una ya la compartí en el post: “Conversación con la muerte” y luego esa vez que me asaltaron. Aún así, no tengo miedo de jugar en esta ruleta rusa que he llamado vida. Cada vez que el tambor corre y no hay proyectil es una nueva oportunidad para hacer mejor las cosas, para enderezar el camino, para amar y ser amado, para reír, para soñar, para dar gracias. Hoy diré una oración por ti, por cada persona que lea este post, pideré a Dios que te bendiga y que te dé una vida larga y próspera, pero eso sí, tu tienes que aprovecharla, no pierdas el tiempo en odios ni en rencores, eso te quita tiempo, vive como si no existiera un mañana, lucha; si te caes, levántate y sigue adelante. Valora y aprovecha tu vida… Antes de que alguien apriete el gatillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s